El jefe no tiene quien le escriba

Lider transformador

Jefe tradicional

VS

Líder transformador

El otro día hablaba con un amigo que trabaja como jefe de departamento de una empresa del sector turístico y se quejaba de que sus empleados no contaban con él. Tras hablar detenidamente llegamos a la conclusión de que su forma de entender la dirección y la gestión de proyectos y trabajo dejaba mucho que desear. Estaba coartando continuamente la capacidad de innovación y de creación de sus empleados y lo más importante estaba creando una barrera que poco a poco lo separaba de sus colaboradores. Esta conversación me hizo reflexionar y me ayudó a crear este post.

En multitud de ocasiones se habla de la soledad del jefe, de la falta de apoyos con los que cuenta por parte de su equipo de trabajo cuando llega la hora de tomar decisiones más o menos acertadas, pero necesarias en muchos casos. Se habla de como muchos jefes que llegan a la cumbre deciden abandonar su posición para cambiar de rumbo debido a que el éxito en mucho casos, no les compensa todo lo que han tenido que perder para alcanzarlo.

Sin duda nos encontramos ante jefes que no han sabido adaptarse a los nuevos tiempos y que mucho menos son capaces de gestionar a las personas que tienen a su cargo de cara a construir verdaderos equipos de trabajo. Y lo más llamativo de todo es que muchos de estos jefes son personas relativamente jóvenes, a los que se les presupone otra forma de entender las relaciones personales y laborales pero sobre todo la gestión de personas. Profesionales que han crecido en ambientes muy diferentes y que deberían entender que existen otras formas de hacer las cosas, que simplemente es necesario cambiarse las gafas, o cambiarse de lugar para que todo cambie de color.

 ¿Qué diferencia entonces a un jefe tradicional de un líder trasformador?

Pues sin ningún miedo a equivocarme su capacidad para ver más allá de un simple grupo de trabajo, su capacidad para ver el potencial de cada uno de los componentes  de su equipo y planificar como la suma de todos esos talentos darán como resultado el éxito del proyecto. 

Un líder que se implica, que se preocupa, que cree que tener a trabajadores con mayores capacidades que las suyas les permitirá alcanzar el éxito más fácilmente. Y es que como dice un gran amigo  “para ser el mejor, debes rodearte de los mejores”. Ahí radica la diferencia, en esa capacidad de detectar el talento, de atraerlo a la organización, de ser capaz de coordinarlo y orientarlo hacia la consecución de los resultados esperados.

Si somos capaces de conseguirlo estaremos ante un verdadero líder transformador. Unos líderes que además de las necesarias capacidades técnicas cuenten con esa tan ansiada inteligencia emocional que sin darse cuenta los encumbrará a la cúspide de sus equipos y los transformará en personas imprescindibles.

Y tú, ¿qué tipo de jefe eres?

CONSEJO: Os dejo este link donde podéis encontrar una guía publicada por la Universidad Internacional de Valencia que os puede servir de gran ayuda para mejorar y seguir creciendo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s