Independientes, descarados, hiperconectados, insensatos, ególatras, ambiciosos, optimistas, críticos, sociales, participativos, etc. Estos son algunos de los calificativos utilizados para describir a una de las generaciones mejor prepaparadas de la historia y a la vez más castigadas por la situación económica mundial. Para ellos la tecnología forma parte de su día a día y las fronteras únicamente existen en los mapas. Las redes sociales son su medio natural y su forma de entender el trabajo ha provocado una brecha con generaciones anteriores.

Algunos los tachan de locos y de no estar dispuestos a asumir determinados sacrificios, mientras otros los ven como el futuro, como la generación que ha llegado para cambiar las cosas y no por ser mejores ni peores que las generaciones anteriores sino más bien porque su forma de entender el entorno en el que se mueven es radicalmente distinto. Se mueven como pez en el agua en los medios digitales y las redes sociales no les suponen ningún reto. Han aprendido que el amor a la empresa para toda la vida ya no existe y no están dispuestos a que nadie les coarte su libertad y sus ganas de crecer profesional y personalmente.

La titulitis y las medallas no les interesan, para ellos el trabajo es sólo un medio y no un fin. Sus prioridades son otras. Su futuro y su felicidad no dependen de un contrato indefinido o de un coche de empresa. Su trabajo está aquí o allí, en aquel lugar donde le permitan crecer y satisfacer sus necesidades de crear y contribuir. Este es uno de los principales handicap con los que se encuentran cuando llegan a empresas donde la mentalidad aún no ha evolucionado hasta estos niveles. Por eso muchos de estos grandes talentos huyen de nuestro país en busca de entornos más receptivos a esta nueva forma de entender el trabajo y la vida.

La situación que se presenta es cuanto menos desafiante. Las empresas deben adaptarse a esta nueva forma de entender el mercado laboral, más flexible aunque también más precaria, pero al fin y al cabo adaptada a lo que las nuevas necesidades van solicitando. Ya vamos viendo pequeños amagos de flexibilidad aunque el trabajo que aún queda por hacer es mucho. Los millennials han recibido una herencia compleja y pese a que se las han dado todas las facilidades posibles para optar a un futuro brillante, la sombra de la crisis es alargada. Dicen que fue algo que nada ni nadie podía suponer pero lo cierto es que las consecuencias las están sufriendo especialmente esta generación joven y sobradamente preparada. Cada generación se enfrenta a una serie de circunstancias que la marcan y definen. Esto ha hecho que a los integrantes de esta generación se le hayan achacado una serie de comportamientos o actitudes (para muestra la portada de Time que ilustra este post) que para nada se corresponden con la realidad o al menos de forma mayoritaria.

En definitiva, permitamos a esta generación millennials que nos demuestren todo lo que tienen y son capaces de hacer, permitamos que nos empapen con su espítiru tecnológico, con su manera de entender la empresa, con su forma de entender el trabajo, con su manera de entender el mundo y las relaciones sociales. Dejemos que nos demuestren que están preparados para cambiar el mundo, dejemos que nos demuestren que nos están locos, que simplemente son diferentes, simplemente millennials.

Anuncios

7 comentarios en “No estamos locos, somos millennials

  1. Sin duda aunque yo no pertenezca a esta generación me siento muy identificado,yo soy de los que apuesta por las nuevas formas de trabajo y espero que las empresas se den cuenta de que las cosas están cambiando, lo que no debemos de hacer es permitir que nuestros jóvenes talentos se vayan a otros lugares por que aquí no se entienda ese concepto de empresa ni esa filosofía de vida.

    Gracias por compartir … Un saludo

    Me gusta

  2. Interesante artículo Alex. Aunque no estoy de acuerdo con la generalización que se hace sobre la personalidad de los componentes de esta generación, ni de ninguna otra, ya que cualquiera que conozca a diferentes personas nacidas bajo la influencia del calificativo de Millennials, verá que tienen tantas diferencias y similitudes entre ellas como con otras personas de otras generaciones.

    Para evitar alargarme me tomo la libertad de adjuntar el link de un post en el que comento el error que supone para los jefes creer en este tipo de simplificaciones http://elpeoncoronado.com/como-liderar-a-las-diferentes-generaciones/

    Un abrazo
    @ElPeONCoronado

    Me gusta

    1. Gracias @ElPeonCoronado por tus palabras y por dejarnos el post, por cierto muy acertado.

      Es interesante conocer diferentes puntos de vista y opiniones, sin duda enriqueven aún más el contenido de los post. Nuevamente gracias por tu aportación.

      Un abrazo

      AD

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s