Cuestión de #talento con @CharoMoreno

En todas las entrevistas que llevamos a cabo en Cuestión de #talento suelo ser yo la persona que presenta e introduce a nuestra invitada. En esta ocasión, y al tratarse de una persona muy especial y a la que tengo un cariño muy especial, he querido hacerle un regalo y que sea una gran amiga quien lo haga. Me refiero a Laura Chica,  quien una vez más le demuestra el profundo respeto y admiración que siente por ella.

“Hablar de Charo es hablar de talento. Sí,  se puede mezclar fuerza y sensibilidad, alegría y nostalgia, dulzura y valentía. Ella lo demuestra cada día, cuando de forma prudente pero eficaz, lucha por sus principios en beneficio de los demás. Gracias Charo, por crear con tu existencia un mundo mejor para todos.”

Deseando que os guste tanto como me ha gustado a mi, os dejo con Charo.

Charo Moreno

1. Defínete en sólo tres palabras.

Disciplinada, paciente e invencible. Quizás añadiría alguna más pero creo que en los últimos años estas son las palabras que más me definen. Hay una constante en mi vida que se llama “resiliencia” y que me ha hecho ver que mi voluntad no tiene límites. Me ha enseñado lo mejor de mi y me ha ayudado a desechar lo que no me funcionaba.

2. ¿Cómo se presenta este año 2015 que acabamos de estrenar?

Muy oportuna tu pregunta, Alejandro. El año se presenta lleno de ilusión para llevar Studio Ideas e Ideas en Femenino a un nivel superior. Studio Ideas hará cuatro años el mes que viene e Ideas en Femenino va por su tercer año. Ambos proyectos me han enseñado mucho y me han acercado a personas que me han enriquecido notablemente personal y profesionalmente. Este año quiero que sea el año de la consolidación de ambas aventuras y poder sumar a muchas personas a estos dos proyectos.

3. ¿Por qué lo cambiarías todo?

Por mi madre, mis hermanos, mis “Pepitas Grillas” y el hombre de mi vida. Son mis pilares. Siempre incondicionales. Siempre ahí por mi.

4. ¿Cuál sería la banda sonora de tu vida?

Tengo canciones para muchas etapas de mi vida pero si tuviera que elegir no podría quedarme con una sola, y elegiría el gayatri mantra (una plegaria universal de protección que escuché en mi estancia en la India, y que me conmovió profundamente), cualquier canción de Linkin Park o Evanescence y por supuesto cualquier tema de mi querida Adele.

5. ¿Con qué película te sientes identificada?

Mi madre me ve en “En busca de la felicidad”, y yo en “Voluntad de hierro”.

6. ¿Un libro que siempre te acompaña?

Hay un libro que me ha dejado una huella especial desde que lo leí y al que me remito muchas veces. Es la autobiografía de Nelson Mandela “El largo camino hacia la libertad”.

7. ¿Quién esta siempre que le necesitas?

Mi madre.

8. Momento que ha marcado tu vida.

Irme a vivir a Londres en el 2001, decidir volver a España en el 2010, mi viaje a la India, emprender Studio Ideas, conocer a Alberto, ganar el premio a “Mejor Acción de Responsabilidad Social Corporativa” del Club de Marketing de Málaga, salir ilesa de un accidente de coche… Todos estos momentos han sido hitos en mi vida, momentos de consciencia total, donde ha habido que vaciar para llenar.

9. Si tuvieras que comenzar de nuevo, ¿qué no repetirías de tu vida?

El exceso de ambición que me ha llevado en ocasiones a embarcarme en más proyectos de los que he podido acometer con éxito.

10. Un lugar al que siempre vuelves.

A la casa de mi madre como refugio, a Londres por nostalgia y a la India por inspiración.

11. ¿A quién te hubiera gustado conocer?

A Nelson Mandela, al Dalai Lama y a Walt Disney.

12. Ese momento especial del día por el que todo merece la pena.

Los cafés que me prepara mi pareja a las 7.00 AM antes de empezar a trabajar y las cenas con mi madre donde reflexiono con ella sobre cómo avanzan mis proyectos.

13. ¿1.0 o 2.0?

Definitivamente 3.0. Cuando regresé de Londres en 2010, después de estar trabajando en multinacionales como Sony o National Geographic en la implementación de estrategias de Marketing 2.0 en Redes Sociales observé que en España nos queda mucho camino por recorrer en este campo. Prefiero enfocar mi trabajo digital en un plano 3.0 donde prima la inteligencia colectiva.

14. ¿Qué echas en falta en el mundo 2.0?

Echo en falta más congruencia. Hay mucha gente que modifica su comportamiento en las redes sociales respecto a cómo se comporta en la vida real, lo que distorsiona tanto la realidad 1.0 como la 2.0. Del mismo modo, echo en falta que muchas empresas comprendan el funcionamiento de la comunicación y el marketing en el entorno digital, buscando un retorno de inversión inmediato, que deja de lado la razón de ser del uso corporativo del social media: mejorar la reputación de las empresas gracias a relaciones basadas en la confianza. Construir estas relaciones de confianza requiere cierto tiempo, al igual que ocurre en el mundo 1.0.

Igualmente, echo en falta más conciencia por parte de las empresas acerca la importancia del marketing en redes sociales, lo que hace que su inversión para profesionalizar este trabajo sea nula o escasa.

15. ¿Facebook o Twitter?

Instagram es donde me expreso de una forma más personal. Para uso profesional empleo un equilibro entre Facebook y Twitter, la elección de una u otra depende del tipo de interacción que busque con quienes me leen.

16. Un blog que te hace sentir bien.

Tengo muchos pero últimamente leo a Arancha Merino en su blog “Vivir con Emociones” y el del equipo de Viventi Comunica.

17. ¿A qué twittero recomendarías y por qué?

A @PabloHerreros porque es una persona polémica bien documentada que aporta a la conversación en Twitter, te hace reflexionar con sus 140 caracteres donde siempre impera el sentido común y la defensa de la justicia.

18. Eres creadora de un evento que potencia el talento en femenino y que nos da a conocer a grandes mujeres en cada una de las ediciones de vuestro Ideas en Femenino, ¿Cómo ves la situación actual de la mujer en el mercado laboral?

Mejor que cuando empecé a trabajar en el mundo de la comunicación y el marketing hace ya 15 años. Nos hemos hecho un hueco en el mundo profesional y empresarial a base de mucho trabajo, esfuerzo y sacrificio, y eso se nota. A pesar de ello aún nos queda mucho por hacer, empezando por nosotras mismas a la hora de superar nuestros miedos o “complejos” que en ocasiones surgen

19. Honoré de Balzac decía que no existe gran talento sin gran voluntad, ¿cual es tu punto de vista?

Desde mi experiencia, sin fuerza de voluntad no hay forma de desarrollar el talento por mucho que se posea. El talento es como un diamante en bruto que si no se pule a base de esfuerzo nunca llega a brillar.

20. Queda mucho trabajo por hacer para alcanzar una visibilidad y presencia real de la mujer en el mundo empresarial. ¿Qué factores crees que se deben trabajar para conseguir que las mujeres ocupen cada vez más puestos de responsabilidad y el hecho de ser mujer no se convierta en un problema para su desarrollo profesional?

Creo que el factor principal es tener la seguridad en nosotras mismas de que podemos desempeñar esos puestos de responsabilidad. Tenemos que dejar de ver el género como un freno o un problema para nuestro desarrollo profesional. Como decía Jack Sparrow “El problema no es el problema. El problema es tu actitud ante el problema”. Por tanto, considero que la actitud y el convencimiento de poder asumir con éxito mayores responsabilidades son clave para ­­mejorar el desarrollo profesional de la mujer.

21. Este espacio nace para dar a conocer todo el talento que hay en nuestro país. Danos un ejemplo de empresa, emprendedor y persona anónima que este luchando para conseguir su sueño y quieras que todos conozcamos.

  •  Como emprendedora, Fátima Fares, periodista y directora web de La Opinión de Málaga, que hace un año emprendió una tienda online en la que la moda y la tecnología son la base del proyecto: WomanModa 2.0 donde se venden accesorios y tecnología con estilo.
  •  Como persona anónima, Fátima García, propietaria de un salón de belleza en San Pedro Alcántara, quien recientemente ha dado un paso más en su carrera y ha decidido unirse a un proyecto de estética oncológica impulsado por la Fundación Ricardo Fisas.
  •  Como empresa, Diseño Social, plataforma de comunicación y diseño orientadas al cambio social que dirige María Hidalgo.
Anuncios

Fallar está permitido

He fallado, debo confesar que he fallado. Una y otra vez, a veces de forma premeditada y la mayoría sin pensarlo. Vivimos en una sociedad que nos exige la perfección y que no nos da espacio para el fallo, para caernos y levantarnos, sin que por ello tengamos que pagar un peaje. Estamos demasiado volcados en ser todo lo perfecto que los demás esperan de nosotros. Tanto en nuestra faceta personal como en la profesional el fallo está mal visto, es poco tolerado.

Sobretodo en el ámbito profesional el error, la duda, el fallo, son poco aceptados por jefes que en muchos casos ocultan ante estas situaciones una falta de liderazgo y de gestión de equipos importante. Gestores de equipos que proyectan sus estados emocionales o su falta de capacidad en estas situaciones, que deben ser asumidas como normales y casi como necesarias para el normal funcionamiento del grupo. El error forma parte de cualquier proceso, es consustancial al éxito y en muchos casos, la única vía para llegar a ese punto que nos hemos o nos han marcado.

no-tengas-miedo-a-fallar

Fallar es señal de que lo estamos intentando, de que que tenemos puesto todo nuestro empeño en conseguir aquello que se nos ha encomendado. Debemos aprender a ver el fallo como algo normal, como algo inherente a nuestro día a día. El fallo nos debe servir como aciate para continuar en nuestra lucha hacia el éxito. Ahora bien, nunca podemos esconder una falta de capacidad o de competencia en un fallo continuo. En este caso estaríamos encariñándonos con la piedra del camino y eso es igual de intolerable que no permitir fallar.

“Debemos enseñar que no es una deshonra fallar

y que se debe aprender a fallar inteligentemente,

ya que fallar es el arte más grande del mundo.”

Charles Kettering

Llegados a este punto son muchas las actuaciones a llevar a cabo y no sólo en el mundo empresarial, sino desde mucho más abajo. Ya en la escuela debemos inculcar esta tolerancia al error. Los fallos no deben ser penalizados, sino más bien incentivados y promovidos como herramienta de aprendizaje. La cultura del “vencedor y vencido” debe quedar desterrada. Fallar y poder perder deben ser dos opciones más. De este modo conseguiremos que los más pequeños conciban el fallo como algo posible dentro de su vida. El fallo sólo será un paso más en el camino hacia la consecución de sus objetivos. De esta manera creo que podríamos tener muchos menos niños frustrados y con mayor capacidad de adaptación a las situaciones que la vida les irá presentando.

En definitiva, tanto en la vida como en los entornos empresariales debemos abrir la mentalidad y modificar determinados cánones establecidos para conseguir organizaciones y personas más flexibles y tolerantes al no éxito cortoplacista. Permitir fallar debe ser una premisa para seguir avanzando y creciendo.