Fallar está permitido

He fallado, debo confesar que he fallado. Una y otra vez, a veces de forma premeditada y la mayoría sin pensarlo. Vivimos en una sociedad que nos exige la perfección y que no nos da espacio para el fallo, para caernos y levantarnos, sin que por ello tengamos que pagar un peaje. Estamos demasiado volcados en ser todo lo perfecto que los demás esperan de nosotros. Tanto en nuestra faceta personal como en la profesional el fallo está mal visto, es poco tolerado.

Sobretodo en el ámbito profesional el error, la duda, el fallo, son poco aceptados por jefes que en muchos casos ocultan ante estas situaciones una falta de liderazgo y de gestión de equipos importante. Gestores de equipos que proyectan sus estados emocionales o su falta de capacidad en estas situaciones, que deben ser asumidas como normales y casi como necesarias para el normal funcionamiento del grupo. El error forma parte de cualquier proceso, es consustancial al éxito y en muchos casos, la única vía para llegar a ese punto que nos hemos o nos han marcado.

no-tengas-miedo-a-fallar

Fallar es señal de que lo estamos intentando, de que que tenemos puesto todo nuestro empeño en conseguir aquello que se nos ha encomendado. Debemos aprender a ver el fallo como algo normal, como algo inherente a nuestro día a día. El fallo nos debe servir como aciate para continuar en nuestra lucha hacia el éxito. Ahora bien, nunca podemos esconder una falta de capacidad o de competencia en un fallo continuo. En este caso estaríamos encariñándonos con la piedra del camino y eso es igual de intolerable que no permitir fallar.

“Debemos enseñar que no es una deshonra fallar

y que se debe aprender a fallar inteligentemente,

ya que fallar es el arte más grande del mundo.”

Charles Kettering

Llegados a este punto son muchas las actuaciones a llevar a cabo y no sólo en el mundo empresarial, sino desde mucho más abajo. Ya en la escuela debemos inculcar esta tolerancia al error. Los fallos no deben ser penalizados, sino más bien incentivados y promovidos como herramienta de aprendizaje. La cultura del “vencedor y vencido” debe quedar desterrada. Fallar y poder perder deben ser dos opciones más. De este modo conseguiremos que los más pequeños conciban el fallo como algo posible dentro de su vida. El fallo sólo será un paso más en el camino hacia la consecución de sus objetivos. De esta manera creo que podríamos tener muchos menos niños frustrados y con mayor capacidad de adaptación a las situaciones que la vida les irá presentando.

En definitiva, tanto en la vida como en los entornos empresariales debemos abrir la mentalidad y modificar determinados cánones establecidos para conseguir organizaciones y personas más flexibles y tolerantes al no éxito cortoplacista. Permitir fallar debe ser una premisa para seguir avanzando y creciendo.

Anuncios

7 comentarios en “Fallar está permitido

  1. Hola Álex,

    Comparto tu post, el único problema que se me plantea, es que no todo el mundo está preparado para aprender de los errores, por lo que por mucho que una organización o sus líderes permitan esa posibilidad de fallar, de poco servirá. Aprender de los errores requiere de autocrítica, y esto de reconocer de forma pública los propios errores, es un ejercicio que pocos ponen en práctica.

    Un saludo

    Me gusta

    1. Hola Víctor

      Efectivamente y asi lo indico en el post, una cosa es fallar, ser consciente del fallo, reconocerlo, aprender de él y crecer a partir de él y otra bien distinta es fallar y fallar por norma general. Quizás en el segundo caso la persona que está desempeñando esas funciones o no es la adecuada o no está capaciatada para ello. La autocrítica es algo vital en nuestra vida y que nadie nos enseña. Estoy absolutamente de acuerdo contigo en que hay que distinguir ambos tipos de personas y fallos y actuar en consecuencia.

      Un abrazo

      AD

      Me gusta

  2. Sin duda es un ejercicio de responsabilidad para todos y muy particularmente los que divulgamos en campos de talento, formación y desarrollo personal. Responsabilidad en el trato que damos al éxito, para no convertirlo en una fuente de estrés más.
    Como bien apuntas, nuestra cultura hace una proclama de la división triunfadores/vencidos. Sin ir más lejos, la Historia y la memoria siempre ha funcionado así, dejando en el olvido no solo a los “perdedores” sino a los “intentados”. La vida no se divide entre los que lo consiguen y los que no, sino entre los que lo intentan y los que no.
    Gracias, Alejandro, lo comparto.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s