¿Qué harías si no tuvieras miedo?

La época estival es un momento ideal para devorar libros. En mi caso, acabo de terminar uno que recomiendo 100% y no sólo por lo interesante de la temática sino más bien por la cantidad de preguntas que me he hecho mientras lo disfrutaba. Se plantean una serie de reflexiones en torno a una de las emociones que más nos cuesta entender que no es otra que el MIEDO. Sin lugar a dudas, el libro de Borja Vilaseca, ¿Qué harías si no tuvieras miedo?es una herramienta imprescindible para combatirlo y aprender a transformarlo. En nuestra mano está la opción de plantarle cara.

10565274_623438057753715_2746739132981949442_n

Cambiar nuestra situación depende en gran medida de las decisiones que tomamos y de como nos enfrentamos a nuestro día a día. Descubrir cual es nuestro talento, entenderlo, valorarlo, buscarle su sitio, luchar por él y ser capaz de convertirlo en el eje de nuestra vida depende de nosotros. Si cambiamos la forma de hacer las cosas es muy posible, que poco a poco, las cosas vayan cambiando. Sabias palabras las de Borja cuando dice que nos han enseñado a ser empleados dóciles, que cumplen a pies juntillas con las situaciones que nos plantean. Nadie se atreve a cuestionar los paradigmas establecidos y mucho menos a cambiarlos, aunque de ello dependa nuestra propia felicidad. Estamos en la sociedad del inmovilismo, donde es mucho mejor que los demás decidan por nosotros, aún a sabiendas que las personas encargadas de decidir tampoco tienen las cosas muy claras.

De todas las emociones que existen quizás la más perjudicial para nuestra vida, tanto personal como profesional, es el miedo. El miedo nos impide hacer lo que realmente queremos hacer, nos impide ser lo que realmente queremos ser. Es curioso comprobar como la mayor parte de nuestros miedos están relacionados con cosas que nunca llegan a producirse. Ojo, con esto no quiero decir que haya que dejar esta emoción a un lado y volverse temerarios, simplemente creo que necesitamos aprender a gestionarlo e intentar que nos afecte en su justa medida. Cierto es que el miedo ha sido uno de los responsables de que nos mantengamos vivos como especie, pero también es, en la actualidad, uno de los causantes de que muchas personas vivan vidas inventadas y condicionadas. El mundo necesita más gente capaz de dar un paso adelante, dedicarse a lo que realmente quiere hacer, amar lo que hace, disfrutar cada segundo viviendo su vida y poder recordar cuando llegue el momento que todo ese esfuerzo valió la pena.

“La libertad conlleva responsabilidad. Por eso a la mayoría de personas les aterroriza”

George Bernad Shaw

“El cambio no es una opción, es una necesidad”. Suscribo una a una las palabras de esta afirmación.  Si algo positivo podemos sacar de esta crisis es la revolución interior que ha provocado en muchas personas, que están viendo como la vida que estaban viviendo ya no existe. Es posible que el miedo nos paralice, nadie nos ha enseñado a ser valientes. Nos han acostumbrado a sobrevalorar la zona de confort y a anteponer lo material a todo lo demás. Supongo que eso es lo más fácil, lo que está socialmente aceptado, lo que todo el mundo espera de nosotros.

¿Seremos capaces de tomar más decisiones con el corazón y dejar a un lado la razón?, ¿podremos empezar a vivir haciendo lo que de verdad queremos hacer?, ¿servirá esta crisis para que reflexionemos y tomemos las riendas de nuestra vida?

“El mundo necesita gente que ame lo que hace”

Martin Luther King

El siguiente video muestra a la perfección como ese miedo del que hemos hablado en muchas ocasiones nos paraliza y nos corta las alas para alcanzar nuestros sueños. En la mayoría de los casos nuestro peor enemigo somos nosotros mismos. Y tú, ¿qué harías si no tuvieras miedo?