8 mujeres que están cambiando el mundo

8 mujeres que están cambiando el mundo

Hoy es un dia especial para los que luchamos por la igualdad, la diversidad y el respeto. Hoy es un día de celebrar lo que nos une por encima de lo que nos diferencia. Hoy he querido que las protagonistas de mi blog sean ellas. 8 mujeres, 8 referentes, 8 ejemplos de empoderamiento y esfuerzo que están cambiando el mundo.

Hoy quiero que disfrutes con ellas y sus perspectivas de la situación actual y de lo mucho que nos queda por hacer. Ellas son mi ejemplo.

Gracias a las 8 por acompañarme y apoyarme en todo lo que os pido. Sois luz.

¿Qué cosas han cambiado en el mercado laboral desde que vosotras entrásteis a formar parte de él?

Desde mi punto de vista ha habido muchos cambios a diferentes niveles y el mercado debe seguir evolucionando e innovando constantemente.

Frente a los futuros prediseñados del pasado, hoy tenemos mucho más protagonismo a la hora de crear nuestra carrera profesional, hay más espacio para que el talento y el esfuerzo sean visibles, para que todo el mundo pueda acceder a las oportunidades.

Cuando hace 11 años decidí ser autónoma mi madre se llevó las manos a la cabeza (y todavía lo hace). En mi caso fue por vocación totalmente, no existe una historia típica de conferencia motivacional porque no perdí ningún trabajo ni me vi obligada por las circunstancias. Simplemente quería crear mi trabajo ideal, aumentar mi capacidad de influencia en lo que hacía diariamente, decidir por mí misma (acertar y equivocarme) y conseguir un espacio que me permitiese aprender cada día de mi vida.  Ha habido épocas complicadas y aún así sigo teniendo claro que tomé la mejor  decisión porque marcó mi vida, descubrir tu vocación y tu para qué en el mundo lo cambia todo…

¿Qué cosas deben cambiar?

Deben cambiar en varios ámbitos y, entre ellos, mucho de lo que tiene que ver con el momento en el que te conviertes en mamá, no nos lo ponen nada fácil (ni nosotras mismas muchas veces lo hacemos poniéndonos un nivel de autoexigencia asfixiante).

En mi caso me encontré un embarazo múltiple de alto riesgo siendo autónoma, un reto con un gran impacto personal y profesional que me generó muchas situaciones y reflexiones. Lo más doloroso quizá fue descubrir la reacción de otras mujeres ante mi maternidad: querer dedicar tiempo a mis hijos era un paso atrás en carrera, presiones a seguir con un ritmo que no era el que yo había decidido seguir como si nada hubiera cambiado, juicios sobre mis decisiones o sobre mis prioridades, comentarios sobre cuestiones físicas…

Si las mujeres no nos apoyamos para seguir luchando no conseguiremos un mundo mejor a nuestro alrededor.

Una mujer referente…

Piedad Castellanos y Ami Bondía son para mí dos mujeres muy especiales y que siento muy cerca emocionalmente por su condición de mamás múltiples y emprendedoras y por la luz única y especial que desprenden.

¿Qué cosas han cambiado en el mercado laboral desde que vosotras entrásteis a formar parte de él?

Empecé a trabajar en el año 2005. Con 24 años. Sector construcción. 184 aspirantes a gruistas todos ellos hombres en un salón de actos esperan que mis dos compañeras y yo presentemos el curso, apliquemos unos test psicotécnicos y después tendremos una entrevista personal. No te voy a negar que no haya oído comentarios sobre mi cuerpo dichos en un tono de voz suficientemente alto como para que yo lo oyera. Aún ocupando un rol con más poder de decisión en ese momento sobre su futuro profesional. No te voy a negar que sólo fue uno de los 184, pero tampoco te voy a negar que me sirvió para cambiar mi forma de vestir durante los siguientes meses. Hasta que un día dije: ¡hasta aquí! Ellos son los que tienen un problema, no yo. Yo no me voy a esconder.Quiero pensar que a fecha de hoy ninguna persona tiene que escuchar opiniones sobre su cuerpo en un entorno laboral.

En una de las entrevistas de trabajo que realicé con 28 años para una empresa de orientación laboral me preguntaron abiertamente que cuándo tenía pensado quedarme embarazada.Quiero pensar que a ninguna mujer le preguntan ya esto en una entrevista de trabajo, sé que hay una ley que lo prohíbe, sé que hay muchos profesionales de la selección que lo tienen muy claro pero por desgracia también sé que aún sigue ocurriendo.

A lo largo de todas mis experiencias profesionales mis responsables inmediatamente superiores han sido mujeres. Tiene lógica, en una profesión mayoritariamente ocupada por perfiles de psicología, trabajado social, pedagogia, derecho en la que la gran mayoría son mujeres ¿verdad que también es normal que en la función directiva también hubiera una mayoría de mujeres ocupando esos puestos? Pues no, esto no se ha dado.

¿Qué cosas deben cambiar?

Llevo años trabajando en la función directiva, en concreto, acompañando a profesiones que ocupan esos puestos en sus procesos de transición profesional o trabajando en competencias relacionadas con el liderazgo, la comunicación o la marca personal. Mi porcentaje de clientes hombres frente al de mujeres sigue siendo aplastantemente masculino ¿motivos? Hay más hombres ocupando esos puestos. Debo decir que, tal vez, en los últimos años he notado una presencia mucho mayor de mujeres que apuestan por su desarrollo y por su visibilidad. Debo decir, que el trabajo de reconstrucción de autoestima, de cambio de creencias en cuanto a su capacidad para influir en cuánto al valor que aportan al mundo con su trabajo es mucho más alto.

Hay cambios, veo mujeres brillantes con ganas de tomar las riendas, con una capacidad increíble para hacer malabarismos y conciliar, apoyadas por hombres maravillosos.Veo hombres maravillosos que están en la misma línea, permíteme nombrarte a ti Alex por todo lo que estás haciendo por la diversidad, y permíteme que mencione de forma muy especial a mi querido colega y amigo Jonathan Escobar porque nadie mejor que él entiende que en esto de acabar con los estereotipos y prejuicios, tenemos que ir juntos; a mis queridos Enrique Cejudo (el hombre más feminista que conozco),  Rubén Montesinos (con su puesta en valor constante de la mujer) y Alberto Luque (que está haciendo un trabajo por la visibilidad de la mujer en el sector de la enfermería increíble).

Y esta es la idea por la que yo más fuerte apuesto, porque sigamos trabajando mujeres y hombres, hombres y mujeres juntos por amar la diversidad, por reconocer y valorar la diferencia y porque todos tengamos las mismas oportunidades, la misma consideración y el mismo amor.

Una mujer referente…

Me resulta muy complejo escoger sólo a una, son tantas las mujeres que me hacen disfrutar de su brillo, por el ejemplo e inspiración que suponen para mi,  me gustaría destacar a mi madre y a mi madrina, a las 7 mujerazas de este post, a Almudena Lobato (ejemplo de que se puede ser madre de tres hijos, tener una relación de pareja muy bonita, trabajar, ser emprendedora, empresaria, knowmad y de todo) y a Tamara Fernández (por todo lo anterior y además, por acercarme a una realidad de la mujer que yo no conozco, de la que a veces me siento muy lejana pero que está ahí, latente y doliente). Te agradezco profundamente tu paciencia para acercarme otras realidades y por tu misión en la vida de dotar de poder y brillo a las mujeres.

¿Qué cosas han cambiado en el mercado laboral desde que vosotras entrasteis a formar parte de él?

Si algo ha cambiado desde que me incorporé en el mercado laboral en el año 2001 ha sido nuestra actitud al posicionarnos en el mercado laboral. Ya no esperamos a que se nos reconozca, ya no queremos que se nos pida hacer algo para quedar luego en un segundo plano, ahora sabemos cuál es nuestro lugar y no pedimos permiso para ocuparlo ni esperamos a que se nos conceda. Sabemos lo que valemos, lo que podemos aportar y nos posicionamos sin remilgos y con orgullo. Ahora nos lo creemos, antes dejábamos que nos hiciesen dudar.

¿Qué cosas deben cambiar?

Estamos inmersas en un proceso de transformación muy profundo, a la vista está todas las iniciativas de mujeres para mujeres que han surgido en los últimos años. Debemos seguir trabajando en esa transformación de conciencia colectiva que nos permita a todos provocar cambios constructivos sin lucha de géneros con un fin de bienestar común. Debemos dejar de pensar que somos opuestos y empezar a tratarnos como iguales, empezando por nuestras relaciones más cercanas.

Una mujer referente…

Arancha Merino, divulgadora y mentora emocional, quien sabe cómo sacar lo mejor de las personas para que vivan felices y se sientan realizadas afrontando los obstáculos de la vida con serenidad y actitud de aprendizaje.

¿Qué cosas han cambiado en el mercado laboral desde que vosotras entrasteis a formar parte de él?

Cuando comencé a trabajar había poca ayuda al emprendimiento, es más, ser joven, mujer y querer montar tu propia empresa era visto casi como un acto de inconsciencia o de locura. Hoy en día es más fácil emprender que nunca, yo misma soy mentora de emprendedores, hay numerosas ayudas, aceleradoras, información, formación… Creo que emprender está dando alas a las mujeres para realizar sus propios proyectos y encontrar menos límites en su desarrollo profesional.

Respecto a las empresas observo que hay más conciencia de la importancia de las personas, de su bienestar y desarrollo, de establecer un liderazgo ético y con valores y que muy poco a poco, comienzan a tener más presencia las mujeres en puestos directivos.

¿Qué cosas deben cambiar?

Respecto a la conciliación familiar, muchas todavía. Se ha avanzado pero queda un largo camino aún para que muchas empresas no basen la productividad de sus empleados basándose en el presencialismo y no en la consecución de objetivos. Sería interesante que se incorporaran medidas como la flexibilidad horaria, el teletrabajo, la jornada continua, entre otras. Pienso que parte de que muchas mujeres aún tengan dificultades para acceder a determinados puestos de trabajo radica, en parte, a la falta de conciliación familiar, además de determinadas actitudes machistas en ocasiones, lo que también se refleja en la brecha salarial entre hombres y mujeres.

Considero que no se la da la importancia necesaria a la comunicación interna o al estilo de liderazgo de algunos mandos, sigue habiendo mucho secretismo, rumores de pasillo, desconfianza, silencios y jefes autocráticos que amargan la vida a más de una persona con su incapacidad para gestionar equipos de forma adecuada. Creo que la incorporación de la mujer a puestos de gestión y directivos puede facilitar cambios culturales en determinadas empresas que las hagan más competitivas.

Aunque se ha avanzado, pienso que es importante seguir en el camino de humanizar las organizaciones, dar más peso al desarrollo de las mal llamadas “habilidades blandas”, y poner de moda la ética profesional como valor de convivencia y de trabajo, donde no se discriminen a unas personas frente a otras por razón de ser mujer o cualquier otro motivo inaceptable como ser joven, tener una determinada orientación sexual, ser extranjero, de otra raza, tener una discapacidad, etc.

Una mujer referente…

¿Sólo una?. Qué difícil, tengo la suerte de tener muchas. Para mí una persona que sin duda es referente es Ana Belén Arcones, combina a la perfección inteligencia, humildad, esfuerzo, constancia y humanidad, además de ser una gran empresaria.

¿Qué cosas han cambiado en el mercado laboral desde que vosotras entrasteis a formar parte de él?

Mujeres y altos cargos:

Si miro atrás, en cualquiera de los trabajos que he tenido desde que empecé con 18 años mi vida laboral, ya sea un videoclub, perfumerías, promotores de stands, ventas, telemarketing o consultoría, en el puesto más alto siempre estaba un hombre. Las mujeres ocupábamos puestos intermedios, nunca altos cargos. Cuando me fui a vivir a Perú en 2007 por motivos profesonales era muy habitual que la única mujer en algunas reuniones con entidades colaboradoras fuera yo y recuerdo la sensación que me quedaba de que las cosas tenían que cambiar. Y sí, poco a poco estamos cambiando la realidad laboral y rompiendo estereotipos.

Hijos:

He podido comprobar que con el paso del tiempo se ha ido normalizando el hecho de que las mujeres que trabajamos hablemos abiertamente de nuestros hijos, de nuestros pequeños o grandes retos diarios como madres y de los juegos malabares que nos toca hacer para poder conciliar. Antes estas conversaciones se ocultaban, quizás porque se percibían como una debilidad y no queríamos que se nos viera menos capaces que un hombre o menos centradas en los objetivos profesionales. Por suerte, ahora podemos charlar abiertamente de todo esto en nuestros ámbitos laborales.

¿Qué cosas deben cambiar?

Conciliación:

Debe cambiar y aún queda mucho por mejorar todo lo relacionado con la conciliación. Me preocupa mucho cuando una mujer joven que empieza a hacer carrera en alguna multinacional me dice que se está pensando lo de ser madre porque serlo le penalizaría en su trayectoria profesional ¿Qué estamos haciendo o qué estamos permitiendo que se haga? Es perfectamente posible y legítimo ser una excelente madre y a la vez una excelente profesional. ¿Quién lo duda aún?

Liderazgo y género:

Es cierto que cada vez es más habitual ver a mujeres en altos cargos. Pero por lo general esto ocurre en ámbitos que refuerzan el estereotipo de lo que se espera del liderazgo en una mujer, como aquellos más relacionados con aspectos emocionales y con el desarrollo de la empatía. En otro tipo de puestos tradicionalmente ocupados por hombres sabemos que, para sostener su autoridad, la mujer que haya llegado a ellos seguramente ha tenido que asumir actitudes y estrategias similares a las de sus compañeros. A día de hoy, aún se sienten las restricciones y estereotipos de género en el mundo laboral.

Aún tenemos una asignatura pendiente y es darnos cuenta y asumir que no hay una única manera de liderar. Desde esta mirada, debemos ser consciente de que estamos perdiendo toda la riqueza que aporta la diversidad, incluida la cuestión de género, y saber que ahora mismo es la mejor apuesta que podemos hacer en los equipos de trabajo.

Una mujer referente…

Lyssa Adkins

¿Qué cosas han cambiado en el mercado laboral desde que vosotras entrásteis a formar parte de él?

En mi caso la atención y la importancia que le damos a las personas. Es un valor creciente elegir apostar por su desarrollo y como eje central del crecimiento organizacional.

¿Qué cosas deben cambiar?

Todavia muchas cosas. En la linea de lo anterior, seguir apostando mucho más por las personas, su desarrollo, crecimiento y optimización de talentos. Que las personas también apuesten por si mismas y den un paso adelante en la gestión de su propia carrera profesional. Y el mejor cambio es seguir cambiando siempre.

Una mujer referente…

Estoy rodeada de mujeres referentes. Cada una en lo suyo.

Mi prima, Paqui Fernandez, como ejemplo de fuerza y resiliencia. Mi madre, como ejemplo de constancia y entrega. Mis chicas, Eva Collado, Sonia y Carmen, como ejemplo de apostar por una misma y crecer profesionalmente sin limites. Y una mujer que ha llegado a mi vida por ser lectora de mis libros, desde la otra parte del mundo, que me tiene enamorada: Pamela, creadora de Mentadays, por apostar por sus sueños y creer en ellos. A veces tenemos que dar grandes giros en nuestro camino para ser fiel a nuestros sueños, y ella es un ejemplo de ello. Gracias tambien  a todas las que no he nombrado pero me llenáis de fuerza y amor.

¿Qué cosas han cambiado en el mercado laboral desde que vosotras entrásteis a formar parte de él?

Todo, ha cambiado absolutamente todo y así lo explico en mi nuevo libro:

El mundo cambia ¿Y Tú?:

“Nos enseñaron a poner antes la seguridad en el trabajo que nuestra propia felicidad y realización. Nos contaron que estar toda una vida laboral en una misma empresa significaba que te querían, apreciaban y ponían en valor, que te convertías en alguien comprometido y que eras valioso. Nos enseñaron que cuando un trabajo estaba cerquita de casa y nos daba para pagar las facturas ya lo teníamos todo. Nos enseñaron que la mejor opción era optar a un puesto funcionarial para asegurar el futuro y vivir tranquilos y sin preocupaciones.

Y debo decirte que… nos enseñaron mal, porque en esta nueva era esto ya no es posible.

Ya nadie te va a regalar un reloj o un pin para celebrar tus veinte años dentro de una misma empresa, porque difícilmente te mantendrás tanto tiempo en un mismo proyecto.

Antes, cuando se buscaba a un profesional y se recibían los curriculums vitae se tenían en cuenta y se valoraban factores que hoy se convierten en un arma arrojadiza.

Por ejemplo si el candidato/a había estado en varios trabajos se sobreentendía que era alguien volátil y poco fiable “este no aguanta en ningún sitio el tiempo suficiente, algo tendrá” y eras descartado.

Hoy, un candidato/a que sólo ha estado años y años en una misma empresa es interpretado de una forma muy diferente… Lo que viene a la mente del seleccionador es “Madre mía veinte en el mismo lugar y haciendo lo mismo, que candidato más acomodado y que falta de necesidad de evolucionar en su carrera…”

¿Qué cosas deben cambiar?

Como profesionales: Nace una nueva necesidad, la de pensar que nuestra carrera debe pasar de ser una carrera lineal  y única, a una carrera líquida. Surfeamos en una nueva ola de una sociedad líquida siempre cambiante y cada vez más imprevisible.

Que no podemos quedarnos con una única disciplina, que tenemos que adoptar otras para poder realizar nuestro trabajo porque lo que sabemos hoy, nuestras destrezas y competencias actuales ya no serán suficientes mañana.

Hemos de cambiar la forma en que vemos nuestro futuro laboral y profesional, mantenernos en fase beta permanente, ser plenamente conscientes de que lo que sabemos hoy no será suficiente mañana lo que supone tomar las riendas de nuestro autoaprendizaje, adquirir competencias digitales,  ser capaces de barajar otras formas contractuales, diseñar nuestros entornos personales de aprendizaje y aprender a hacer una curación excelente de los contenidos de internet para estar actualizados/as profesionalmente.

Ya no hay excusas para no saber…

Como empresas: Apostar por entornos felices, saludables y conciliadores y por crear productos que mejoren el mundo.

Entender de una vez por todas que el talento no entiende ni de edad, ni de sexo ni de religión, y que quien pone estos sesgos se lo está perdiendo (ni lo merece) y que al talento no se le “retiene” sino que se le enamora por proyecto, por un buen clima, y por pagar el precio justo que merece y por darle posibilidades de desarrollo y crecimiento

Entender que estamos en el mundo de la transparencia, la comunicación, la conversación social y que nunca ha sido más necesario que ahora el poner el talento único al servicio de la inteligencia colectiva y eso pasa por dejar a un lado organigramas y jerarquías y apostar por la transversabilidad.

Entender que la transformación digital no va de comprar herramientas o hacer una app si no de la capacidad que tengan para gestionar el cambio y formar a su gente (que son las que tienen el conocimiento) para que los nuevos procesos se lleve al éxito.

Una mujer referente…

Mi reconocimiento es para esa mujer anónima que lucha a diario por mejorar su mundo y su propia felicidad.

Aquella que lucha por su familia, por su trabajo y por ella.

A la que es capaz de avanzar contra viento y marea haciendo del cambio no un problema sino una oportunidad.

A la que es capaz de reinventarse tantas veces como sea necesario.

A la que se mantiene fiel a sus principios y valores y los antepone a cualquier decisión.

A la que se dice a si misma en todo momento ¡vamos, yo puedo!!

Excepto nacer mujer, durante toda mi vida he elegido, ser o no ser, estar o no estar, hacer o no hacer, querer o no querer, siempre he sido una persona práctica y no me ha gustado dejar nada en manos del destino o del azar, así que he preferido poner cada pieza del puzle de mi vida yo misma, cuando he creído y dónde he creído oportuno.

La decisión de ser madre, fue una decisión meditada, era un proyecto de futuro que siempre tuve claro que quería vivir, me hacía especial ilusión saborear el rol de madre, así que durante nueve meses me preparé para ello, devoré información, bucee en lo más profundó de internet porque anhelaba saberlo todo, como si la maternidad consistiese sólo en teoría.

Pregunté hasta la saciedad, también a mi entorno, ese que ya había vivido la maternidad. Y me hablaron de nuevas experiencias, de olor a colonia de bebé, de adaptación, de pañales y chupes, de besos y caricias, de rosa y de celeste, de noches sin dormir y días de ojeras, pero nadie me habló de mí, nadie me contó cómo dejaría de ser YO, como desde ese mismo día perdería mi identidad y emergería una mujer totalmente diferente.

Otra mujer y otra profesional.

Me sentía culpable por querer trabajar, me encanta mi trabajo, así que cuando mi hija cumplió 16 semanas me incorporé a la oficina, ese día me sentí como una delincuente y una mala madre, me saqué la leche y se la entregue a la seño junto a mi hija envuelta en una mantita rosa, triste, pero aliviada por volver a hacer aquello que me daba la vida (qué mezcla de sentimientos encontrados!).

Y desde entonces ya nada volvería a ser igual, en la empresa me miraban raro por no querer reducir más de 6 horas semanales, pero luego me ponían mala cara cuando llegaba tarde por llevar a mi hija al pediatra, solicité varias veces que me subieran el sueldo, pero con la excusa de que no estaba a jornada completa y ‘no rendía’ como otros compañeros nunca se hizo efectiva esa subida. Mis días de vacaciones y mis puentes eran para estar con mi hija porque no había guarde o cole, más tarde me bajaron las horas de contrato alegando la sombra de la crisis, mientras que otros compañeros seguían con su horario como siempre.

¿Y todavía hay personas que se preguntan qué si soy feminista? Sí, sólo si eso significa pedir ser igual que otros con independencia de su género, sí, si eso significa que mi hija pueda tener las mismas oportunidades que sus amigos o sus primos, sí, si mi sueldo es acorde a mi propuesta de valor, sí, si me van a respetar cuando diga NO, sin cuestionar el largo de mi falda o los gintonic que esa noche me haya bebido.

No me gustaría celebrar este 8 de marzo, de verdad que no, eso significaría que todos somos iguales, pero lo haré mientras una mujer no pueda hacer o tener lo mismo que un hombre, mientras que otras tengan que renunciar a su desarrollo profesional por ser madres, o viceversa, porque hasta que no decides formar una familia, ‘dicen que tod@s somos iguales’ y es ahí, verdaderamente cuando para parte de la sociedad y para algunas empresas, dejamos de ser válidas profesionalmente, lo peor de todo ésto, es que esa brecha y esas diferencias las arrastramos hasta nuestra jubilación, y definitivamente, no quiero un mundo así, ni para mi, ni para mi hija, ni para mis amigas o mis colegas.

Porque yo sueño con un mundo de oportunidades, oportunidades para todos.

Firmado: Una mujer cualquiera…

 

Anuncios

Hoy también es el día de la mujer

Hoy también es el día de la mujer

Y mañana y el próximo lunes y dentro de 1 mes. Esta reivindicación debería celebrarse los 365 días del año mientras haya una sola mujer que cobre menos que un hombre por realizar el mismo trabajo, mientras una mujer no pueda desarrollarse profesionalmente porque decida crear una familia o mientras se sigan realizando procesos de selección donde se las excluya por el simple hecho de ser mujer, o madre o querer conciliar su vida personal o profesional.

Más de 27.000 mujeres mayores de 45 años buscan 
su primer empleo.  
Equipos y Talento
Casi el 50% de las mujeres españolas no tienen empleo.
Público.es
Solo uno de cada diez altos directivos en España son mujeres.
Expansión

Esto es solo una pequeña muestra de la situación de la mujer en nuestro país. Por lo tanto, encontrar en la prensa titulares como este cada mañana no es más que un claro indicio de que el trabajo que aún queda por hacer es mucho. Queda muy bonito y “muy vendible” por parte de organismos públicos y entidades varias realizar actos el día 8 de marzo, pero quedaría aún más bonito si este compromiso con la iguladad se siguiera celebrando y trabajando cada día, desarrollando políticas que verdaderamente estén encaminadas a solventar esta discriminación, actuando de manera igualitaria dentro de las empresas.

El compromiso con la igualdad real no es algo baladí, ni tema que se pueda solventar con salir en una foto diciendo que luchamos y que estamos muy concienciados con el tema. La lucha por los derechos y la igualdad real debe ser un eje transversal en todas las actividades que se lleven a cabo, ya sea por parte de organismos públicos o privados. No se trata de cuotas o de bonificaciones, hablamos de personas a las que tenemos que tratar de igual forma porque es lo lógico y lo razonadamente aceptable.

En mis más de 12 años de trayectoria profesional he tenido la enorme suerte de rodearme de manera mayoritaria de grandes mujeres de las que he aprendido todo lo que soy y por las que cada día me levanto pensando que la lucha no ha hecho más que comenzar.

Hoy 9 de marzo quiero rendir mi especial homenaje a todas esas mujeres que forman parte de mi vida y con las que lucho, codo con codo, por la igualdad real. Gracias Charo Moreno y Julia Crespo, mis dos heroinas invisibles con las que lucho por dar visibilidad a la mujer mediante nuestro gran proyecto “Ideas en Femenino”. Gracias por invitarme a este gran reto y por seguir luchando por nuestro sueño.

Gracias a todas mis invitadas que han pasado por el blog aportando un poquito de su historia y consiguiendo que Cuestión de #talento sea mi tesoro más valioso. Laura Chica, Noemi Vico, Emma Salamanca, Eva Collado, Sonia Rodrígiuez Muriel, María Luisa Moreno-Zumo de Empleo, Raquel Roca, Carmen Soler, Belén Jurado, Sonia Chacón entre otras muchas.

GRACIAS por demostrar que el talento en femenino es necesario e imprescinidble para seguir creciendo.

A los hombres se les enseña a pedir perdón por sus fallos,
a las mujeres por sus éxitos.
Lois Wyse

10 post que han marcado 2015

El 2015 va llegando a su fin y es hora de hacer balance de los mejores post que he leido este año en la red. Sin duda ha sido un año bastante fructífero, donde muchos grandes profesionales han decidido lanzarse a la aventura de la blogosfera y los que ya estaban han seguido aportando y compartiendo para el disfrute de todos.

Aunque hay muchos más que merecerían por méritos propios estar en esta lista, me quedo con aquellos que han conseguido llegar muy profundo y provocar un cambio en mi manera de ver las cosas. Podrás comprobar que las temáticas son muy diversas y van desde el desarrollo personal hasta los recursos humanos pasando por la marca personal o la orientación. Sirva también este post como agradecimiento a esa gran familia 2.0 que me acompaña cada día y que nunca deja de sorprenderme.

¿Echáis de menos alguno? Os animo a compartir aquellos que consideréis que deben estar en este lista. Allá vamos:

Los mejores post de

  1. Sal con un valiente de @Pablo_Arribas. Fue como un dardo directo al corazón. Un post que nos hizo pararnos a pensar y reflexionar. Sin duda uno de los mejores que he podido leer no solo este año. Enhorabuena Pablo por hacernos soñar con los ojos abiertos.
  2. Yo me arrastro sobre cristales rotos, ¿y tú? de @ZumodeEmpleo. María Luisa rompió moldes con este post. Claro y directo, un post que iba directo a la esencia de nuestro día a día. Enhorabuena María Luisa por atreverte a contar lo que tantos pensamos y quizás no nos atrevemos a escribir.
  3. Cuando ya no te importa perder de @merceroura. De este post de Mercè sólo os puedo decir que si lo lees te quedarás enganchado a cada uno de los escritos de ese maravilloso blog y ahora libro con el que cada pocos días nos deleita. Enhorabuena Mercè por conseguir arañar el alma con cada letra que escribes.
  4. Un amor de luces y sombras de @Laura_Chica. Un post que nos lleva a lo más profundo de nosotros mismos, de una persona que sabe como deslizarse y llegarte a lo más profundo. Su capacidad para hacerte pensar y abrirte en canal no tiene límite. Enhorabuena Laura por esas palabras, palabras que tú y yo sabemos bien que en 2016 se volverán protagonistas.
  5. De la guerra a la pasión con el talento de @Ander73. Con este post descubrirás muchas cosas que quizás desconocías, o que aunque conocieras no eras capaz de estructurar. Andrés nos aporta datos, situaciones y cómo las cosas han cambiado en muy poco tiempo. Gracias Andrés por llenar de sentido y contenidos de calidad la palabra talento.
  6. Por favor, que alguien me rescate del desempleo de @jecanpa. En este post Víctor nos habla de la búsqueda de empleo y de los errores que se pueden cometer cuando no obtenemos los resultados esperados. Un post que debemos leer para centrarnos y no desesperar. Enhorabuena Víctor, un año más lideras los blogs que ayudan a tantas y tantas personas en la dificil tarea de enfrentarse al mercado laboral con trucos, consejos y herramientas que gracias a tu buen hacer y generosidad compartes con todos los que tenemos el placer de leerte.
  7. Cómo piensan los ganadores de @falcaide. Si de alguien podemos aprenderen cuanto a desarrollo, ese alguien es sin duda Francisco Alcaide. Con este post pasearás por la mente de los ganadores, qué piensan, cómo lo piensan y cuáles son los pasos a seguir para conseguir tus objetivos. Enhorabuena Paco por un año cargado de buenos contenidos y buenos momentos.
  8. El miedo a brillar y el síndrome de Solomon de @sonia_rmuriel. Un post con el que aprendí muchísimo y mediante el cual pude comenzar a investigar algo que hasta entonces lo había estado observando pero no era capaz de poner nombre. Enhorabuena Sonia por transmitir tanto y tan bien.
  9. Entre dinosaurios y visionarios de @evacolladoduran. Un post en el que Eva nos habla de la imperiosa necesidad de evolucionar y aprovechar tanto y tanto talento, de confiar para ser capacer de crecer y de cómo aún existen empresas que no son conscientes de este nuevo paradigma. Enhorabuena Eva por conseguir que tus post despierten al menos la curiosidad y generen dudas sobre si lo que estamos haciendo está o no bien y si vamos por el camino correcto. Por cierto 😉 #MarcaEresTu
  10. Mi talento no está de oferta de @isa_iglesias_al. Al igual que María Luisa, con este post Isabel nos demuestra que a veces es necesario decir las cosas tal y como son, sin contemplaciones ni paños calientes. Mi talento, el que tanto esfuerzo me ha costado desarrollar, perfeccionar y hacer que brille, no está ni estará nunca de oferta. Enhorabuena Isabel por todo ese contenido compartido con nosotros.

Hasta pronto

Tras una temporada intensa y llena de grandes momentos llega la hora de parar, reflexionar, valorar lo andado hasta ahora  y plantear nuevos retos. Cuestión de #talento dice hasta pronto agradeciendo a todos los lectores y seguidores de este humilde espacio su apoyo y palabras de agradecimiento que no hacen más que reconfirmar que vamos en la buena dirección.

Volvemos en septiembre con las pilas cargadas y aires renovados esperando contar con vuestro apoyo para seguir haciendo de la gestión de personas y talento nuestra pasión .

Feliz verano 🙂

www.alexdurana.com copia

Cuestión de #talento con @Kekasanchez

Retrato Keka

Keka se define como luchadora, perseverante y cercana, a lo que yo añadiría que es una mujer fiel a sus ideales, tal y como demuestra cada día a todos los que la seguimos de cerca. Social media, reputación online, branding de marca y seguridad son los target que más le gustan y de los que más aprende. Siente gran compromiso con la educación en redes sociales tanto por parte de los padres como de los hijos. La coeducación en el escenario real y digital pueden generar una base firme de conocimiento siempre que esté bien estructurada.

En su blog kekasanchez.es podrás descubrir todo esto y mucho más de una de las profesionales más interesantes del panorama de los Social Media, además de a una gran mujer, que con esta entrevista nos permite conocerla un poco mejor.

Gracias Keka por unirte a Cuestión de #talento

1. Defínete en solo 3 palabras.

Luchadora, perseverante y cercana. Seguro que ya te lo habrán comentado el resto de invitadas, pero es bastante complicado defininirse a una misma y más con solo tres palabras 😉

2. ¿Cómo está siendo este 2015?

Absolutamente apasionante, productivo y de aprendizaje. Cambiar de ciudad ha resultado un estímulo muy positivo a nivel personal, profesional y como ampliación de mi red de contactos y conocimientos

3. ¿Por qué lo cambiarías todo?

Recientemente lo cambié y ha sido por mi familia.

4. ¿Cuál sería la banda sonora de tu vida?

Decir una suena algo concluyente y yo quiero tener unas cuantas bandas sonoras en mi vida. Me gusta por su fuerza la banda sonora de Hans Zimmer de la última peli de Superman; otras que me conmueven son la de La Vida de Pi, Django desencadenado, Pulp Fiction, Finding Neverland, El Violín Rojo y Shakespeare in Love. Si me pongo soy capaz de sacar muchas más pero creo que estas son bastante significativas para mí por ahora.

5. ¿Con qué película te sientes identificada?

Me pasa como con las bandas sonoras. Las identifico con cada momento de mi vida. La última fortaleza, American Beauty, Avatar, El Sastre de Panamá, Cadena de Favores, La Vida es Bella, El Gran Gatsby…

6. ¿Un libro que siempre te acompaña?

Defiéndete de 101 fraudes es el libro que tengo siempre a mano. Mi marido escribió un libro de consulta en los tiempos que corren. Como ves barro para casa. Por otro lado también tengo a mano alguno de filosofía, ahora estoy con el libro de Iván López Casanova Pensadoras del Siglo XX

7. ¿Quién está siempre que le necesitas?

Mi marido y mis padres de modo incondicional. En definitiva mi familia. Tengo una gran suerte por contar con ellos y con grandes amistades.

8. Momento que ha marcado tu vida.

El nacimiento de mis dos hijas, ese en el que te das cuenta de que la vida es otra cosa. Cambio de prioridades, cambio de costumbres y cambio de filosofía. Dulce cambio. Otro que también me ha marcado ha sido mi matrimonio. Estos dos momentos son los que me generan más felicidad en mi vida.

9. Si tuvieras que comenzar de nuevo, ¿qué no repetirías de tu vida?

No repetiría aquellas cosas que hayan causado dolor a los demás, particularmente a mi familia, aunque probablemente si no hubiese cometido esos errores no hubiéramos conseguido estar tan unidos

10. Un lugar al que siempre vuelves.

A casa de mis padres, en Málaga. Me encanta que mi madre me deje uno de sus camisones, me vista la cama con esas sábanas de algodón de cuando era una niña y por supuesto el desayuno en la cocina no lo cambio por el mejor hotel del mundo.

11. ¿A quién te hubiera gustado conocer?

A María Zambrano, Simone Weilh o Hannah Arent, mujeres que han cambiado el mundo con su sabiduría, valentía y pensamiento.

12. Ese momento especial del día por el que todo merece la pena.

El beso de buenas noches que me dan mis hijas. ¿Puede haber algo más marvilloso?

13. ¿1.0 o 2.0?

Ambos. No concibo una vida 2.0 sin una vida 1.0, pero definitivamente si trabajamos bien la vida 1.0 aportando valores, profesionalidad, contactos y bagaje la evolución natural nos lleva a la 2.0. Ésta es la proyección de nuestra vida real solo que aprovechando las bondades competitivas y de valor añadido que nos brindan las redes sociales

14. ¿Qué echas en falta en el mundo 2.0?

Grandes dosis de educación y sentido común.

15. ¿Facebook o Twitter?

Facebook, Twitter, Linkedin, Pinterest, Instagram, blog…. Has dado con una profunda amante de los diferentes escenarios que nos permiten estas plataformas con sus características comunicativas y sus posibilidades de autoría.

15. Un blog que te hace sentir bien.

Me gusta mucho Yorokobu, son grandiosos. Me encanta su línea editorial.

16. ¿A qué twitero recomendarías y por qué?

A @RubenSanchezTW, porque podrás conocer de primera mano qué abusos cometen las empresas con los consumidores y cómo afrontarlos.

17. ¿El talento nace o se hace? ¿Todos tenemos talento?

Creo que se puede nacer con talento pero si no descubres que lo tienes no sirve de nada. De igual modo creo que una determinada aptitud para aprender pueden hacer que alguien consiga talento. Ciertamente no, no todos tenemos talento pero nada nos impide conseguirlo. Esa cuestión diferencial, ese valor añadido, podemos conseguirlos.

18. Honoré de Balzac decía que no existe gran talento sin gran voluntad, ¿cuál es tu punto de vista?

Sin lugar a dudas es así, voluntad y perseverancia aportaría yo.

19. Como profesional en el ámbito de las redes sociales habrás presenciado miles de momentos y situaciones curiosas. ¿Cuál es la que más te ha llamado la atención?

La falta de plano situacional, en ocasiones los usuarios olvidan que las redes sociales son escenarios públicos con espectadores y confunden la privacidad y la intimidad, de ahí que algunas bandejas de entrada de las redes sociales hayan salido a la luz.

20. La Ley de Seguridad ciudadana o más conocida “Ley Mordaza” ha provocado una revolución por su impacto en diferentes aspectos de nuestra vida diaria pero sobre todo por su impacto en todo lo relacionado con Internet. ¿Cuál es tu opinión sobre ella?

La Ley Mordaza es un retroceso democrático en sentido amplio, un ciudadano puede expresar su opinión libremente, para eso se nos dotó en la carta magna de 1978 del derecho a la libertad de expresión. Esta Ley ofrece menos garantías al ciudadano, utiliza como falaz excusa la seguridad para recortar en libertad.

22. Eres uno de los grandes referentes del personal branding en nuestro país. ¿Qué consejos darías a todas aquellas personas que se lanzan a la aventura de crear su marca personal?

Que busquen un referente, alguien que le transmita cosas que les gusten y por supuesto que se formen en personal branding. Esto no es comprar un dominio y contratar a un community manager. Esto necesita de un plan para alcanzar una meta en un tiempo concreto. Se deben transformar las ideas en proyectos ejecutables para alcanzar aquello que nos proponemos.

23. Este espacio nace para dar a conocer todo el talento que hay en nuestro país. Danos un ejemplo de empresa, emprendedor y persona anónima que este luchando para conseguir su sueño y quieras que todos conozcamos.

Como ejemplo de empresa me gusta Pepephone, utilizan el sentido común y tratan al usuario como se debe. ¿Un emprendedor? Qué difícil. Podría mencionarte a Jonatan, Rosario, Inés, Patricia, Saul, Lourdes, Sara, Antonio, Maria Luisa, Manuel, María, Macarena, Pilar…. Y un largo número de emprendedores luchadores los que he tenido el placer de formar.

Conciliación, igualdad y otras mentiras…

Las palabras que cito a continuación las escuchaba la semana pasada cuando viajaba de Málaga a Sevilla para pasar la Semana Santa. La conversación tenía lugar entre dos mujeres de mediana edad que realizaban un viaje de trabajo:

 “Estoy cansada, muy cansada. Cansada de que el hecho de ser mujer sea un lastre en mi desarrollo profesional. Cansada de que tener hijos sea un handicap para seguir creciendo. Nos mienten una y otra vez y lo peor es que no aprendemos. Seguimos confiando y esperando esos cambios que nunca llegan, ese reconocimiento que nunca se nos da y sobre todo esas milongas que quedan muy bien en un manual sobre igualdad pero que jamás llegan a ponerse en práctica”

Tras quedarme sorprendido con sus testimonios y aprovechando que compartíamos mesa, me interesé por su conversación y por poder conocer un poco más de cerca sus impresiones sobre la situación actual y real de la mujer en el mercado laboral. Sé que no es correcto generalizar, pero no es la primera vez que presencio este tipo de quejas o desacuerdos sobre estos temas y es por ello que me he decidido a relatar en un post mi visión personal.

Conciliación

Esta claro que el papel de la mujer en la empresa ha mejorado mucho en los últimos años. Es un tema que no es discutible, aunque aún es largo el camino que queda por recorrer. Conciliación, igualdad salarial, igualdad de oportunidades, techo de cristal, etc., son términos utilizados de forma recurrente por directores y gerentes de empresas para alardear de lo evolucionados y modernos que son sus políticas de gestión de recursos humanos pero que sin embargo, cuando hay que ponerlas en práctica, dejan en evidencia sus carencias en estas materias, demostrando que el papel lo aguanta todo y que lo complicado es llevarlo a la realidad.

Centrémonos en una de esos grandes “avances”, la conciliación. ¿Cuántas mujeres son capaces de llevar a cabo una verdadera conciliación sin que ello les suponga una mala cara o más de un disgusto para poder compatibilizar vida laboral y familiar?, ¿cuántas mujeres le han dado mil vueltas a la idea de querer ser madre sin que ello provoque un cisma en la empresa?, ¿por qué sigue recayendo en la mujer la obligación de ser, en la mayoría de los casos, la que asuma las obligaciones familiares? Aunque el problema puede considerarse que atiende a patrones culturales y de los tipos de familia y la responsabilidad que éstas asumen por tradición o por costumbre en nuestra sociedad, se hace más que necesario un cambio de modelos. Esos cambios deben venir desde las edades más tempranas y se tienen que promover dentro de los propios entornos familiares, educativos y empresariales.

Aunque las grandes empresas hayan evolucionado (no todas desgraciadamente), aún existe un gran reto para las pymes y micro-pymes en esta materia. Es necesario una revisión y desarrollo de políticas y de acciones concretas que incentivadas en mayor o menos medida permitan una igualdad real de hombres y mujeres en el mercado laboral.

Entre esas medidas que ya funcionan en muchas grandes empresas (Repsol, Mercadona, Agbar, etc), se encuentran la puesta en práctica del teletrabajo y el uso de videoconferencias, webcam, y resto de tecnologías para tratar de evitar traslados fuera del domicilio que sean innecesarios, la flexibilidad horaria de entrada y salida para las jornadas partidas, acciones para informar y conseguir que los varones disfruten de derechos como excedencias por cuidado de menores y paternidad entre otras muchas.

En definitiva, aunque hemos conseguido avanzar en algunos de estos temas, son muchas las situaciones que deben revisarse, muchas las mentalidades que deben cambiarse y aún más las normas no escritas que deben derribarse.

Muerte al ego

ego-balloonEste pasado fín de semana he podido disfrutar de una gran experiencia de autoconocimiento que me ha servido para fijar una serie de conceptos y desarrollar otros, que aunque conocía con anterioridad, no había podido profundizar en la medida necesaria. Junto a otros compañeros me he adentrado en el mundo del eneagrama para poder conocer más sobre esta herramienta y sus múltiples usos en el ámbito del desarrollo personal. Conceptos como esencia, virtud, ego, eneatipos, alas, flechas, mecanismos de defensa, puntos de seguridad y estrés se han puesto en el punto de mira de mi desarrollo para hacerme pensar y valorar todo aquello que soy pero también todo aquello en lo que podría convertirme.

De todos los terminos y conceptos trabajados el que más interés me suscitó fue sin duda el concepto de EGO. Según la Real Academía de la Lengua Española el ego se define como la valoración excesiva de uno mismo. Un exceso de autoestima que puede convertirnos en seres que realmente no somos, llevando a cabo acciones y conductas que no nos representan y tratando y valorando al resto de personas de una forma que verdaderamente no nos identifica. David Topí  nos da en su blog  una definición bastante aclaratoria y acertada del concepto de ego y con la que yo me muestro bastante de acuerdo:

“El Ego, en realidad, fue creado para estar al servicio de nuestro yo interior, y no al revés. Cuando esta relación funciona correctamente, el ego es un intermediario realmente útil representando a todo el conjunto de lo que somos, ahí fuera en el mundo, pero sin creerse realmente que el por si solo “es” este conjunto en su totalidad. Cuando el ego se confunde con la totalidad de nuestro ser, cuando sus personalidades dirigen al 100% nuestra vida y nos olvidamos que no es el papel que le fue asignado, es cuando empezamos a tener problemas y a desconectar de la fuente que realmente ha de guiar nuestros pasos”.

Desde el punto de vista de las organizaciones y de la gestión de personas tratar y gestionar este tipo de situaciones en las que miembros de nuestro equipo muestran niveles de ego por encima de la media puede llegar a convertirse en un gran problema, ya que este tipo de personas son poco propensas a la autocrítica y a los procesos de desarrollo y mejora continua. Están tan convencidos de que son perfectos e inmejorables tal y como son que no se paran a pensar en como su conducta y su actitud podría estar afectando o negativizando al resto. Su individualidad no les permite ver más allá de su propio ombligo y valorar que aunque sólos llegarán antes, en equipo podrían llegar más lejos y con mejores resultados.

Una correcta identificación de este tipo de perfiles en nuestros equipos nos permitirá poder actuar en consecuencia. Y no sólo por el propio bien del equipo y sus objetivos a alcanzar, sino también por el de la propia persona, que podrá comenzar un camino de autoconocimiento y desarrollo que le permitirá conocer sus carencias, trabajar ese exceso de seguridad que en ocasiones resulta dañino para si mismo y para los demás y descansar de esa sensación tan agotadora. Dentro de las estrategias de gestión del talento este quizás sea uno de los perfiles más complicados de trabajar y que mayor cantidad de esfuerzo nos podría suponer. Es un perfil al que es necesario monitorizar y tener muy cerca ya que como hemos comentado antes,  sus características podrían influenciar a los demás y boicotear los logros comunes en pro de su éxito individual.

Un correcto asesoramiento y trabajo de este tipo de perfiles con ego excesivo puede llevarnos a grandes trabajadores, con unas habilidades y cualidades muy desarrolladas que interiorizadas y trabajadas en su justa medida pueden convertirlo en un potente conseguidor de objetivos y logros. Todo es cuestión de saber tocar las teclas adecuadas y reprogramar las conductas y comportamientos que han hecho de su verdadero yo un ser pequeño y amedrantado por ese ego que necesita de su energia para poder subsistir.

El papel de los líderes o jefes de equipo en estas situaciones es fundamental. Su capacidad para reconocer estos perfiles y saber reorientarlos es quizás el punto más crítico e importante y donde un verdadero lider puede demostrar su capacidad para conseguir el cambio, para cohesionar el equipo y por supuesto para orientar todos los esfuerzos en la consecución de los objetivos marcados.

Ahora comienza la parte más complicada, ¿nos ponemos a ello?